La importancia de la veracidad de la información

3 Comments
Internet ha cambiado la manera en que nos informamos


En los últimos días se informó que, en 2010, internet llegará a acumular 1.2 zettabytes de información digital.

Según la publicación Columbia Journalism Review, esta cifra equivale a 1.2 billones de gigabytes o, en otras palabras, a 18,600 millones de veces la cantidad de información contenida en todos los libros del mundo.

Este número es muy superior al registrado en años anteriores. Por ejemplo, en 2008 "sólo" se produjeron 281,000 millones de gigabytes.

En sociedades tan complejas como las modernas, gobernadas por el flujo informativo, esta explosión digital tiene consecuencias de largo aliento.

En el contexto de estas cifras descomunales, BBC Mundo lanzó en las últimas semanas una campaña para llamar la atención sobre la importancia de la veracidad de la información. Se trata de un juego interactivo para que las comunidades online puedan experimentar con información engañosa y reflexionar sobre el valor de las fuentes confiables de noticias. Se puede ver en clic www.enquienconfiar.com.

La nota sobre el supuesto descubrimiento de kriptonita en el Amazonas, realizado por nuestra corresponsal en Sudamérica, Valeria Perasso, atrajo una fuerte respuesta de los lectores a nuestra propuesta.

Para bien o para mal, pero de forma indudablemente definitiva, internet ha cambiado la manera en que nos informamos con una explosión inusitada de historias y fuentes.

Para la catedrática en Nuevos Medios de la Universidad Tecnológica de Monterrey (México), María Elena Meneses, es esencial la distinción entre fuentes veraces y no veraces.

"Abundancia de información no significa estar bien informado. En internet conviven fuentes confiables con otras que pueden ser interesadas o totalmente amateurs", le dijo Meneses a BBC Mundo.

Manipulación, saturación, desinformación

Recientemente en la redacción de BBC Mundo comentamos una noticia que aparecía en un diario mexicano y en varios blogs de que McDonald's había repartido condones por accidente en su "cajita feliz".

La información era graciosa, pero no tenía ni el más lejano asomo de realidad. Investigando descubrimos que la fuente de original era CAP News, un sitio que claramente especifica que todo el contenido que publica es satírico.

"El problema es que en muchos casos el lector no tiene los medios para discernir qué es veraz y qué no. Muchos medios tampoco tienen esta educación, por lo que se producen todo tipo de errores en el procesamiento de la información", puntualiza Meneses.

El impacto de esta saturación informativa es mucho mayor cuando tocamos temas cargados de densidad política, económica o emocional, como los datos financieros, la llamada "guerra contra el terrorismo", un proceso electoral o un accidente aéreo.

En estos casos, la explosión de canales informativos multiplica los riesgos de manipulación, error, descuido o mera irresponsabilidad, lo que muchas veces explica la desconcertante variación que hay, por ejemplo, en el conteo de muertes de un accidente o en la captura de presuntas células terroristas o en los datos exitosos de una compañía.

Lo viejo y lo nuevo

Internet no ha inventado la desinformación.

Los estudios sobre el impacto del rumor estuvieron de moda en los análisis de la posguerra sobre la creación de estados de ánimo colectivo en la opinión pública.

Pero el volumen informativo ha crecido de tal manera que hoy, según muchos científicos y analistas, hay un nuevo sujeto humano en juego.

Los detractores del internet y las nuevas tecnologías dicen que este nuevo sujeto se caracteriza por desórdenes de atención, fragmentación asociativa e incapacidad de pensamiento sostenido, mientras que sus defensores señalan que, por el contrario, la red ensancha nuestra capacidad de conocimiento al ofrecernos acceso casi inmediato a la información más oscura y recóndita.

En marzo de este año, la Unión Europea lanzó la Agenda Digital Europea para la educación digital que, según María Elena Meneses, es fundamental para que internet sea una herramienta para el conocimiento y no la desinformación.

"Éste es el gran reto. No se trata únicamente de que haya conectividad para que todos tengamos acceso a internet, sino qué hacemos con esta superabundancia de información. En cuanto a las instituciones periodísticas, hay que tener medios muy profesionalizados, responsabilidad y capacitación", le dijo a BBC Mundo.

3 comentarios: